BEDFORD/AWD:


British-Chevrolet, con piezas canadienses.
Alexander Wilson fundó en 1857 una fábrica de motores marinos y bombas. Poco después, en 1863, Andrew Betts Brown adquirió la empresa y añadió grúas móviles a la línea de fabricación.

Se renombró la empresa como Vauxhall Iron Works en 1897 y continuaron añadiendo productos nuevos. En 1903 iniciaron la construcción de automóviles.

En 1925, el gigante estadounidense General Motors (GM) adquirió la Vauxhall.
Inicialmente, Vauxhall construía automóviles de gran lujo, pero GM reorientó la producción hacia vehículos de tipo medio lo que le permitió sortear la gran depresión de 1929 en buenas condiciones. Con los años, acabó produciendo vehículos diseñados por otras filiales de GM, principalmente de OPEL.

British-Bedford, de 1931.

En 2017 el grupo francés PSA (Peugeot-Citroën SA) adquirió Opel a GM. En la actualidad sigue fabricando y vendiendo automoviles Opel, aunque para el mercado interno británico utiliza la marca Vauxhall que allí tiene un buen renombre.

Pero todo esto no nos interesa aquí más que marginalmente.

GM montaba camiones Chevrolet en Gran Bretaña con piezas importadas de la filial canadiense. De esta forma, al ser fabricados íntegramente en países de la corona británica se podían acoger a las facilidades y exenciones fiscales llamadas “Imperial Preference” Estos camiones se vendían como “British Chevrolet”.

Bedford WTH de 1936. Unos cientos de estos camiones fueron adquiridos durante la Guerra Civil Española, además de los que se requisaron. Tras la contienda volvieron al mercado civil.

En 1925 toda la producción de estos Chevrolet se trasladó a la recién adquirida fábrica Vauxhall de Luton, en el Bedfordshire (región de Bedford) Los camiones que se construyeron aquí entre 1929 y 1931 (modelos AC y LQ) recibieron la marca “Chevrolet Bedford”.

En abril de 1931 se decidió que la sección de vehículos industriales debía ser independiente de la de automóviles: Al parecer es más difícil vender un coche caro cuando es de la misma marca que un feo y lento camión. Así nació la marca Bedford.

Bedford continuaba construyendo los mismos camiones Chevrolet, aunque gradualmente se fueron modificando detalles como la calandra del radiador para distinguirlos de los Chevrolet, ya que en algunos mercados competían entre sí. Empieza la fabricación de  chasis de autobús WHB y WLB.

Bedford MS40

El gran éxito que tuvieron estos camiones se explica porque montaban el famoso motor de 6 cilindros con válvulas en cabeza “Stove bolt” (tornillo de estufa, por la forma de los tornillos de culata) que también llevaban los turismos de la marca y destacaba por su suavidad y fiabilidad.

Bedford empieza a incorporar productos de diseño propio, y en 1933 aparece el WTL de cabina avanzada.

En 1939 se rediseña toda la gama Bedford. Pero en septiembre da comienzo la 2ª Guerra Mundial y toda la producción es requisada para abastecer al ejército. Miles de estos camiones fueron abandonados en la retirada de Dunkerke y sirvieron en el ejército alemán junto a los fabricados por la alemana Opel, también del grupo GM.

Camiones Bedford OT con un curioso carrozado hormigonera, fotografiados en Checoslovaquia en 1947

Como es lógico, toda la producción posterior se destinó a fines bélicos, aumentándose la fiabilidad y simplificándose todo lo posible.

En este período, Bedford también diseñó y construyó el tanque pesado Churchill, el tanque ligero BREN, camiones 4x4, cascos, partes de cohetes y otros pertrechos.

Con el fin de la contienda, se vuelve al mercado civil. La enorme planta (con líneas de producción de hasta 1 milla, 1.6Km de longitud) que se construyó en Dunstable para las necesidades de guerra se reacondicionó y se trasladó a ella toda la producción de vehículos industriales.

Aparecen también los Bedford Type S y RL, de 7 Tm y primera incursión de la marca en camiones pesados. Empiezan a venderse motorizaciones Diesel.

Típica estampa de los Bedford en la década de 1950 y principios de la de 1960.

Bedford continuó construyendo camiones medianos y chasis de autobús pero sobretodo furgonetas y vehículos comerciales derivados de sus automóviles Vauxhall.

A partir de 1976, llegan a un acuerdo con la empresa japonesa ISUZU y empiezan a construir algunos vehículos de esta marca adaptados al mercado británico pero siempre con la marca Bedford.

La década de 1980 empieza con los camiones TM de hasta 42Tm de peso máximo, los mayores que construyó Bedford.

Pero también es la década en que una profunda crisis sacudió a todos los fabricantes de camiones.

Bedford S 4x4 de 1968

Bedford perdió un importante contrato militar -históricamente sus principales clientes- frente a British Leyland.

Las ventas en el mercado civil también cayeron y en 1986 Bedford cierra sus fábricas definitivamente. Queda activa sólo una  oficina de ingeniería especializada en pequeñas furgonetas derivadas de turismos que se limita a poner su marca en vehículos fabricados por terceros.

La fábrica de Luton se la quedó ISUZU, donde empezó a construir vehículos industriales con su propia marca y posteriormente versiones de la RENAULT Trafic.

En 1998, GM vuelve a comprar la fábrica a ISUZU y desde entonces fabrica furgonetas en ella con las marcas Renault, Opel y Vauxhall.

Bedford KM de 1977

La fábrica de Dunstable se vendió a AWD y siguió fabricando los camiones BEDFORD. Sin embargo, GM no vendió los derechos de la marca para el mercado civil por lo que pasaron a llamarse AWD y los militares AWD-BEDFORD.

En 1992, AWD quebró y la fábrica fue vendida a MARSHALL AEROSPACE que la dedicó a otros menesteres.

 

Tractora Bedford TK Artic de 1979 Bedford MK 4x4 de 1980
Bedford TL de 1982 Bedford con una extraña carrocería para gran volúmen.
Camión ISUZU con el logo de Bedford Tractora AWD, sucesores de Bedford
 
Página anterior Página Anterior
ANGUERA TRANSPORTS, S.A.
C/ Moscou, 38 Local    Mapa
08005 BARCELONA
TEL.: 933 19 18 25
Página Siguiente Página Siguiente