BERLIET:


Berliet CAT con remolque en 1911.
A los 15 años, Marius Berliet dejó los estudios para trabajar en la empresa de su padre, dedicada a fabricar cintas de sombrero. Dotado para la mecánica, enseguida desarrolló y construyó maquinaria para mejorar la productividad de la empresa. Cómo es lógico, pronto se sintió atraído por los coches e intentó construirlos. Su padre se opuso a la empresa, por lo que empezó a trabajar en sus horas libres. En 1894 construyó su primer motor, en 1895 el primer coche. Animado construye otro en dos años más. En 1899, su madre le presta el dinero necesario para alquilar un local y un operario. Sin dejar de trabajar en el negocio familiar de día, Marius Berliet trabajaba todas las noches construyendo coches.
Berliet CBA en 1917. Frente a él un grupo de chóferes militares. Sorprende ver que se prefería dotarles de una enorme pelliza en lugar de una cabina que les protegiese de los elementos.

Poco más tarde, al fallecer su padre, cede la dirección de la empresa del mismo a su hermano para consagrarse a los coches. La empresa va creciendo, y debe cambiar de local varias veces. Absorbe las empresas Audibert y Lavirotte, otros pioneros del automóvil. En 1902 ya produce de 10 a 15 automóviles al mes, con una plantilla de 250 personas.

El éxito en carreras y concursos de elegancia sumado a la robustez de sus chasis, convencen a la American Locomotive (USA) para adquirir licencias de fabricación. Con el  dinero recibido, monta una nueva fábrica con todos los adelantos en Venissieux. Preocupado por la estética, fue de los primeros constructores en entregar coches completos, y no solo chasis para carrozar.

Berliet GPE carrozado como furgón con remolque en 1933

En 1906 construye su primer camión de 2 tm. y enseguida un autocar. Con una producción anual de más de 1.200 coches, decide abandonar la competición  e impulsar la construcción de camiones.

Cuando estaba en su esplendor, estalla la primera guerra mundial. La fábrica se transforma para producir 10 tanques, 6.000 obuses y muchos camiones cada día.  Con el fin de la guerra llegó la crisis. La calidad de los productos estaba fuera de toda duda, pero la gestión de Marius Berliet no. Destituido de la presidencia de su compañía a los 55 años, la nueva gestión reverdeció los laureles de Berliet.

Berliet GDMG, equipado con gasógeno en 1938. En una explotación forestal proporciona combustible gratuito.

En 1929 consigue volver a la gerencia, a tiempo para ver como aparece en Europa la mayor crisis de los tiempos modernos. Berliet, que equipa con motores diesel la mayoría de camiones de más de 5 Tm., consigue ir manteniéndose. Cuando la empresa empezaba a recuperarse, el estado francés dictó normas para favorecer el ferrocarril, que llegaban a prohibir la circulación de muchos camiones.  Tuvo que reorientar el grueso de su fabricación a los coches para sobrevivir.

En 1938, Francia se empieza a preparar para una inminente guerra, y se ofrece a Berliet un jugoso contrato para construir obuses y camiones. Para hacer frente a la inversión en herramientas y materiales, solicita ayuda técnica y financiera. No solo se le deniega si no que se le anula el contrato y le requisan la fábrica. La nueva dirección llega a prohibir a Berliet entrar en su propia fábrica. El contrato y las ayudas son aprobadas en el acto sin Berliet.

Berliet-Tramagal portugués con Citroën Mehari

En 1940 cae el gobierno de Francia, pero no la zona de Lyon. Berliet recibe órdenes de construir para el ejercito alemán. Berliet pone toda clase de trabas, obliga a que se liberen sus empleados deportados y trabaja siembre al mínimo posible. Sin embargo, tras la liberación, Berliet es detenido por colaboracionista y su empresa nuevamente requisada. Pronto detienen también a sus cuatro hijos, que detentan la mayoría del capital. 

En 1949, tras cuatro años de lucha jurídica, recuperan todos sus bienes. Pero Marius fallece sin llegar a ver este triunfo.

En 1964, Portugal necesita rebajar los costos de sus guerras coloniales y una de las medidas tomadas es fabricar camiones Berliet bajo licencia, los BERLIET-TRAMAGA. Posteriormente también producen camiones para el mercado civil. En 1966, BARREIROS llega a un acuerdo e incorpora cabinas diseñadas por Berliet en su gama de camiones.

En 1967 fue vendida a Citroën y en 1978 la adquirió Renault V.I., desapareciendo como tal. Durante algún tiempo parte de la producción militar conservó el nombre de Berliet.

 

Tras la venta de Berliet a Citroën en 1967, algunos vehículos se vendían bajo ambas marcas. Demostrando la solidez del Berliet Stradair en un catálogo de 1965.
Para atravesar el desierto de Argel -colonia francesa por entonces- con equipo para perforar pozos petrolíferos, Berliet construyó el T-100, de 100 TM de carga y 600 CV. El modelo 2 ya proporcionaba 700 CV. Berliet T100 del cuarto modelo
Berliet TLM 15R en la década de 1950. Era frecuente tapar las rejillas del radiador para circular en invierno. Berliet GLC, con transmisión 4x4
Berliet TR 250 Berliet TR 280
 
Página anterior Página Anterior
ANGUERA TRANSPORTS, S.A.
C/ Moscou, 38 Local    Mapa
08005 BARCELONA
TEL.: 933 19 18 25
Página Siguiente Página Siguiente