Skip to content Skip to footer

110 millones de euros nos concedió Europa para conseguir que las empresas de transporte se modernicen y sean sostenibles bajo el nombre de fondos Next Generation. A pocos días de que finalice el plazo para solicitarlas, apenas se ha adjudicado el 15%

Las causas son diversas: destacan la mala comunicación de las administraciones, el confuso y farragoso proceso que debe seguirse para solicitarlas, el hecho que las empresas deben anticipar el pago y luego confiar que tarde o temprano se les reembolsará…

Estos fondos son una necesidad clara. Además de las ventajas obvias de la digitalización, todas las empresas estarán obligadas en breve a actualizar sus programas de gestión para poder emitir facturas y documentos de control electrónicos, a instalar en sus camiones tacógrafos digitales… Estos cambios van a costar mucho dinero a los transportistas y es algo de lo que no disponen.

En vista del estrepitoso fracaso que ha sido este fondo en España, el gobierno ha llegado a la sesuda conclusión de que “Santa Rita Rita, lo que se da no se quita”.

Para no tener que devolver dinero no utilizado a Europa, se ha autorizado a las comunidades autónomas que se queden con las subvenciones no concedidas. Premiar la ineficacia de las administraciones no parece el mejor método para conseguir que mejoren el servicio a los ciudadanos.

Empresa de transportes por carretera en Barcelona

Newsletter