Skip to content Skip to footer

El Parlamento Europeo tiene por función crear un cuerpo básico de leyes común para todos. Luego cada país adapta estas leyes a sus necesidades específicas.

Pero da la impresión de que -al menos en el sector del transporte- han entrado en una espiral de creación de leyes destinadas sólo a probar que los legisladores trabajan. Y que los estatales y autonómicos trabajan más que los europeos (y viceversa). En algunos países, además, ciertos jueces se unen a la fiesta creando jurisprudencia cuestionable que modifica el alcance de las leyes. Y parece que ninguno de ellos tiene en cuenta la realidad.

Como resultado, la carga burocrática y los gastos en las empresas no paran de crecer. La imposibilidad de conocerlas todas y sus continuos cambios provocan inseguridad jurídica en las empresas y sanciones.

Cada día se publican nuevos casos:

-En 6 meses Francia empezará a multar con 3.000 a los operadores que no proporcionen a sus clientes datos objetivos de las emisiones que producen sus envíos. Incluso a los operadores extranjeros que realicen esporádicamente cabotajes en suelo francés. Para ello ha creado una web -naturalmente sólo en francés- para “facilitar” estos cálculos a los transportistas tras darse de alta y aportar continuamente un montón de datos no siempre sencillos de recopilar.

-El gobierno español asegura estar estudiando la eliminación de más peajes, mientras el navarro implementa más peajes para camiones en las vías principales de su territorio.

-El Tribunal Supremo dictamina que el tiempo pasado en un ferry a Baleares, incluso cuando el chofer tiene a su disposición cabina con cama, no se debe contabilizar como descanso.

-Todos los camiones que hagan transporte internacional deben llevar tacógrafo digital de 2ª generación antes de final de año, pero los fabricantes del mismo anunciaron que no podían atender toda la demanda prevista, se ha descubierto que los instalados actualmente -obligados a conectarse a la red de satélites europeos Galileo en lugar de a la americana GPS- tienen problemas de conectividad y posiblemente se tengan que modificar para añadir una antena externa (curiosamente, el transportista y no el fabricante, es responsable del correcto funcionamiento de su tacógrafo)

-El Documento de Control Digital, que ya debería ser obligatorio ha tenido que retrasar su implementación porque prácticamente nadie tiene medios para crearlo y procesarlo.

-Cada población tiene su propia normativa ZBE para acceder, su propia regulación de las zonas de carga y descarga, y su propia APP obligatoria para poder descargar. La nueva norma europea de pesos y medidas de camiones sigue siendo distinta en cada país…

El transporte quiere contribuir a la economía global, la fluidez del tráfico en las ciudades, la reducción de la contaminación… pero los gobiernos deberían poner más de su parte.

Empresa de transportes por carretera en Barcelona

Newsletter